Juan Pinilla, la voz que no calla

A pesar de su relativa juventud —acaba de cumplir 37—, hace muchos años que al cantaor granadino Juan Pinilla le tachan de «rancio». Un piropo en el mundo del flamenco, vaya. Su conocimiento enciclopédico de los cantes antiguos; el galanteo de traje y pañuelo de seda; la reverencia con la que habla de sus maestros. Son rasgos que contrastan con su intrepidez: su garganta ha entonado textos de Nietzsche, Groucho Marx, Ché Guevara, Gregorio Marañón, Edgar Allan Poe o Franz Grillparzer.

Fue poco después de su conquista de la Lámpara Minera de 2007 cuando conocí al Pinilla estudioso y periodista. Había cursado Traductores y creo que también iba a matricularse en Derecho. En su hambre de saber manda él. Coincidimos en la redacción de La Opinión de Granada. Aluciné con su endiablada técnica de trabajo. Era capaz de entrevistar a cualquier artista allí mismo, ambos delante del ordenador, mientras transcribía sobre la marcha. Mente y teclado, por bulerías. Yo, que edito y redacto informaciones a diario, me declaro incapacitado para hacer eso. Juan no sólo era una revelación jonda, sino también un portento periodístico. Columnista, ensayista, investigador, políglota. Un alumno aventajado de Morente.

Militante comunista, en 2011 volcó su erudición en un libro-disco imprescindible, Las voces que no callaron (Atrapasueños), en el que reivindicaba a los flamencos que se enfrentaron al poder, los que no siempre se arrimaron al sol que más calienta, y que mantuvieron un compromiso político y una sensibilidad social con afán crítico y combativo. Aunque, como apuntaba Alfredo Grimaldos, estas manifestaciones hayan sido excepcionales. Piruetas de la vida, semejante currículo no impidió a Pinilla estar nominado a los Grammy Latinos en 2014 gracias a su proyecto con el poeta Fernando Valverde. Un álbum de título calamariano: Jugar con fuego. Más reciente es su colaboración en el regreso de Lagartija Nick. La voz de Juan, por granaínas, introduce La leyenda de los hermanos Quero. Trepidante y brutal relato de la posguerra granadina que incluye, además, una cápsula del desaparecido El Charico.

IMG_0255

El pasado otoño cubrí una velada de Juan Pinilla en el Café Cantante de Granada. Un café cantante renacido, en formato siglo XXI, ubicado en el Museo Interactivo del Flamenco de Huétor Vega. Cada palo se maridaba con un vino, puesto que el espacio metropolitano es a su vez un centro enológico. Pinilla trazó un recorrido por la historia del cante y se detuvo en los orígenes del flamenco granadino. Sonó un canto hebreo, una zambra del Sacromonte, algún tema representativo de los cafés cantante de principios del siglo XX, algún otro rescate del legendario Concurso de Cante Jondo de Granada de 1922, así como granaínas y tangos, palos que hasta un fundamentalista como Ricardo Pachón reconoció como epicentro del cante en su conferencia en La Madraza en 2016.

«Lo que no acepto es que gente que aparece por publicidad o porque tienen una campaña mediática a su alrededor digan que ellos son el nuevo flamenco. Creo en la gente que lleva muchísimo tiempo sin tirones mediáticos, que su propia inteligencia o su vanidad no les permite llegar a más. Creo más en el trabajo de esa gente desconocida y en su verdad jonda. En el flamenco ni son todos los que están ni están todos los que son», manifestaba Juan Pinilla en las páginas de IDEAL.

«No acepto que artistas que aparecen porque tienen una campaña mediática alrededor digan que son el nuevo flamenco»

Juan recordó a Manolo Caracol con una zambra del Sacromonte por bulerías. Entre 1900 y 1936, tuvo lugar la edad de oro de un arte que convivía entre tonadillas, boleros y batas de cola en los cafés. «Los cafés cantante profesionalizaron a los artistas flamencos, aunque no estuvieron exentos de críticas, acusados de perder la esencia», señala Pinilla. ¿Ejemplos? Pepe Marchena o El Carbonerillo. El Concurso de Cante Jondo de Granada fue objeto de reflexiones. Se celebró los días 13 y 14 de junio de 1922, coincidiendo con el Corpus Christi, en la Plaza de los Aljibes de la Alhambra. Era el primer certamen de cante de ámbito nacional. Organizado por Miguel Cerón, con el apoyo de Manuel de Falla y Federico García Lorca, contó con el asesoramiento de Antonio Chacón y Manuel Torre. «Se dieron cita intelectuales como Juan Ramón Jiménez, Gómez de la Serna o José Ruiz de Almodóvar. Fue un hito», añade Pinilla.

El de Huétor Tájar evocó a Caracol —cuando aún se hacía llamar Manuel Ortega Juárez— o al casi ignoto Diego Bermúdez Calas. Los dos desfilaron por la histórica primera edición del festival granadino. De la misma forma, Pinilla se acordó de Manuel Torre, rey de la seguiriya. O las malagueñas de Chacón, cuya escuela siguió con Enrique Morente y alcanza a Arcángel o Miguel Poveda. O el represente local de la cita, Frasquito Yerbabuena, creador del fandango abandolao. Juan estuvo en los medios pero no es mediático. Ni siquiera cuenta con una discografía amplia que le retrate. Para verlo, hay que pisar las peñas y las asambleas. Un consejo: investiguen su huella, sigan sus pistas, disfruten la verdad jonda de Pinilla.

Dan's Garage

El blog de Eduardo Tébar

A veces oigo voces

Las entrevistas etcétera

Alberto Santamaría

ensayo, crítica, poesía

Ubú Libros

Libro nuevo y segunda mano. Teatro. Arte. Cosas.

EL EYACULADOR DE PALABRAS

El blog de Eduardo Tébar

Licht Und Blindheit

Walk in silence

eshaviraclub

flamenco & jazz en Granada

Bakakai

librería centrifugadora de avisos - materiales para el pensamiento crítico

buteblog

El blog de Eduardo Tébar

Música Para Psicocamaleones______

El blog de Eduardo Tébar

Días Asaigonados

El blog de Eduardo Tébar

arsenaldeletras

Espacio de estética y metacultura - Mario Colleoni

El aprendiz al sol

El blog de Eduardo Tébar

No (ha) lugar

El blog de Eduardo Tébar

célinegrado

Rubén Martín Giráldez. Traducciones. Infección del oído, infección del habla

Awesome Tapes From Africa

You Have to Hear This

Subterranea Comics

El blog de Eduardo Tébar

INSÓLITOS

El blog de Eduardo Tébar

Nada Especial

El blog de Eduardo Tébar

VUELVA USTED MAÑANA

El blog de Eduardo Tébar

Café Verlaine

El blog de Eduardo Tébar

La medicina de Tongoy

El blog de Eduardo Tébar

PERROS EN LA PLAYA

El blog de Eduardo Tébar

La Bella Varsovia

El blog de Eduardo Tébar

Asociación del Diente de Oro

El blog de Eduardo Tébar

V A L L E N E G R O

Poesía y accesorios de poesía

LA ISLA DE SILTOLÁ

El blog de Eduardo Tébar

Arrebatos Alíricos

El blog de Eduardo Tébar

Instro-rama

El blog de Eduardo Tébar

Bendito Atraso

El blog de Kiko Amat

Blog del Guerrero

El blog de Eduardo Tébar

Música en la mochila

El blog de Eduardo Tébar

Ignacio Julià, ex rock critic

El blog de Eduardo Tébar

JaimeGonzalo.com

Web oficial de Jaime Gonzalo, periodista e investigador. Cronista de rock & roll y contracultura.

Desesperación y Risa

el blog de Salvador Perpiñá

El hombre que salió de la tarta

Just another WordPress.com site

Francisconixon

El blog de Eduardo Tébar

Perdiendo Mi Eje

El blog de Eduardo Tébar

Ernesto Castro

El blog de Eduardo Tébar

Wasted Songs

El blog de Eduardo Tébar

DIPROTON

music - blog - berlin

estudiodelsonidoesnob

los sonidos de don sicaliptico

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close